13 de julio de 2009

El homenaje de las nuevas generaciones de cubanos a los protagonistas de la heroica gesta del 26 de julio de 1953 y la epopeya del yate Granma


La Habana, 13 jul (AIN) El homenaje de las nuevas generaciones de cubanos a los protagonistas de la heroica gesta del 26 de julio de 1953 y la epopeya del yate Granma, devino reafirmación de la confianza de la Generación del Centenario en los jóvenes de hoy.
En la juventud está depositada toda nuestra esperanza, afirmó en nombre de moncadistas y expedicionarios, el veterano combatiente Pedro Trigo, al agradecer, emocionado y feliz, este tributo de los pinos nuevos , celebrado a la entrada del edificio donde tiene su sede el Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas. Jamás les fallaremos, aseguró Julio Martínez, primer secretario de la UJC, a estas leyendas vivas y multiplicadas en su pueblo, que junto a dirigentes de las organizaciones juveniles, estudiantiles y de pioneros y trabajadores y cuadros del Comité Nacional, vivieron hoy una jornada de homenaje a la Patria y a sus héroes. En presencia de estos grandes de la Historia fue inaugurado un conjunto escultórico, que integra de manera armoniosa símbolos de cubanía, como la palma y la enseña tricolor, la efigie de tres eternos jóvenes rebeldes: Mella, Camilo y el Che, y el busto de un Martí desafiante, en batalla de ideas para todos los tiempos. Grabada en su pedestal, la afirmación de Fidel: Las ideas inmortales que Martí irrigó con su sangre no serán traicionadas jamás , fue retomada por Armando Hart, director de la Oficina del Programa Martiano, para llamar a la joven generación a estudiar a fondo el pensamiento filosófico, político, ético y cultural cubano. Ahí están las claves para enfrentar los colosales desafíos del siglo XXI, enfatizó el destacado intelectual y revolucionario, al develar el busto del Héroe Nacional y, con él, este complejo, obra conjunta de los escultores Enrique Ávila, Agustín Hernández y Andrés González y del instructor de arte Alexander Hernández. La mascarilla mortuoria de Mella, el sombrero alón de Camilo Cienfuegos y la boina guerrillera del Comandante Ernesto Guevara presidieron el acto, en el cual Carlos Nazala, trabajador del Comité Nacional de la UJC por más de 40 años, recibió la Orden Julio Antonio Mella, que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba. En el resumen, Eusebio Leal, historiador de la ciudad de La Habana, aseguró que a la juventud corresponde preservar el legado y continuar la obra de esos imprescindibles y de cuantos, como ellos creyeron, como José Martí, que la más hermosa vida es la que se comparte con los pobres de la Tierra.

Fotos: Roberto Suárez