28 de enero de 2011

Monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución

FOTO: Roberto Suárez


Obelisco de 109 metros de altura construido sobre la base de la estrella de Cinco puntas de la bandera cubana. Con una altura de 112, 75 metros hasta la torre de remate y de 141, 995 hasta los faros y banderas, el Monumento a José Martí constituye el punto más alto de la Ciudad de La Habana.
Cuenta con un diámetro total de 78, 50 metros. La pirámide, de aproximadamente 28 metros de ancho, cuenta con un elevador interior de 90 metros de recorrido y una escalera de 579 peldaños. En el área de la base del monumento se leen 79 pensamientos martianos grabados con letras color oro, distribuidos en los cinco salones que allí existen. La parte superior es una réplica de la planta baja. En el piso están reflejadas las distancias existentes entre el monumento y las capitales de 43 países, así como de 8 lugares del territorio nacional. Desde sus balcones, en días de gran visibilidad, se puede divisar el paisaje habanero a una distancia de 60 kilómetros aproximadamente. 
Para llegar hasta la cima del complejo monumentario se puede utilizar un elevador ó una escalera de 567 peldaños. La estatua de José Martí que observamos en los bajos y exteriores del complejo monumentario está formada por 52 bloques de mármol y tiene una altura de 18 metros. Fue colocada en ese sitio en 1958 y está rodeada de 6 pilares que representan las antiguas provincias en las que se hallaba dividido el territorio cubano, con sus respectivos escudos. Desde 1996 es sede del Memorial José Martí.

1 comentario:

  1. Me ha encantado llegar a esta página.Mirar las fotos me hacen revivir el viaje a Cuba que hice a principios de este mes. Fue un viaje soñado para mí. Quedé prendada de la cordialidad de los cubanos y de la belleza de sus paisajes. Y La Habana... la caminé tres días fascinada, guiada por los ecos de mis lecturas sobre ella. Hice un comentario en mi blog: www.labibliotecadecristina.blogspot.com
    Saludos desde Argentina. Cristinas

    ResponderEliminar

No se permiten ofensas ni faltas de respeto contra nadie