10 de febrero de 2009

El Obelisco de Marianao, La habana, Cuba.



El obelisco es un monumento pétreo con forma de pilastra, de sección cuadrada, con cuatro caras trapezoidales iguales, ligeramente convergentes, rematado superiormente en una pequeña pirámide. Estos eran generalmente erigidos sobre una base de piedra prismática. Los antiguos obeliscos fueron tallados de forma monolítica.
Un imponente obelisco de 40 metros de altura se erige en la intersección de las calles 31 y 100, en el municipio de Marianao al oeste de la ciudad de La Habana.
Allí, en el centro de una rotonda en la que convergen las antiguas avenidas Columbia y Menocal respectivamente, quedó inaugurada esta obra de la arquitectura habanera el 4 de Septiembre del año 1944.
Desde entonces el Obelisco de Marianao, como se le llama popularmente, es símbolo de ese municipio.
Su inauguración fue realizada en conmemoración a una fecha tristemente célebre para la historia de Cuba, pues once años atrás se había producido el Golpe de Estado en el Cuartel de Columbia, hoy Ciudad Escolar Libertad, que era el más importante cuartel militar de la época, por un grupo de militares y otros elementos opuestos al sanguinario presidente de turno, Gerardo Machado, los cuales instauraron el histórico Gobierno de la Pentarquía.
Esta obra monumentaria consiste en una torre realizada a base de piedras de Jaimanitas y bronce, con un basamento de granito negro. La altura de este pilar es de 32 metros y 8 metros de base. Está rematado por un original faro que servía de guía a los aviones militares que utilizaban el cercano aeropuerto de Columbia.
El insigne monumento posee un friso escultórico realizado por los artistas cubanos Lumbardo y Ernesto Navarro, casi un visionario de la modernidad escultórica en Cuba.
En uno de sus cuatro frentes existe una tarja con una inscripción que dice “En memoria de Carlos J. Finlay” acompañado de las fechas de nacimiento y muerte del célebre científico cubano: 1833 – 1915.
El obelisco constituye el centro de un complejo artístico arquitectónico formado por los edificios que lo circundan, diseñados y construidos por el Ingeniero José Pérez Benitos con el apoyo de los ministerios de Educación y las Fuerzas Armadas de aquella época.
Allí en Marianao, en terrenos cercanos al Cuartel de Columbia, el eminente científico cubano Carlos J. Finlay , apoyado por el Dr. Lesse W. Lazear, llevó a cabo algunas de sus investigaciones fundamentales, así como los estudios de sus trabajos teóricos y experimentales, los cuales lo llevaron al descubrimiento del agente trasmisor de la fiebre amarilla, el mosquito Culex. Por ello el pueblo cubano dedicó este gran obelisco a su memoria. La Palabra obelisco de origen griego es diminutivo de obelos que significa "aguja".