28 de agosto de 2013

Sin luz y sin respuesta



Desde hace unos meses se han perdido de la capital los tubos de 40 wat. Y aunque muchos corretean detrás del producto, por lo menos yo doy fe de que no aparecen ni en divisa. Me tomé el trabajo de buscar el teléfono de la oficina de atención a la población del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), el que aparece en el directorio telefónico. Hace unos meses realicé la primera gestión, la respuesta fue, “llama a este número a ver qué te dicen”; al hacer la primera llamada me respondieron con otro número, la historia se repitió una y otra vez, terminé con más de diez y sin respuesta alguna. Acabas sin luz y con los brazos cruzados.

Luego de un mes, volví a llamar, esta vez logré contactar con Reina, jefa de dicha oficina. Le expliqué mi preocupación sobre la carencia de tubos de 40 wat, algo que me viene afectando, quería saber la política del Ministerio en la compra de los mismos, el por qué de la carencia de este producto. Le expliqué que hace como cuatro años, una funcionaria del Ministerio me comunicó que esos tubos no se le vendían a la población porque nunca vendieron las lámparas. Me pregunté ¿y la lámpara de 40 wat de mi casa de dónde salió? ¿Como yo, cuántas personas tienen este tipo de lámparas? Traté de buscar la veracidad de esa información, me parecía algo sin lógica. Le comentaba a la funcionaria mi interés en saber, qué de cierto había en eso, no podía creer que esa información fuera cierta y que fuera dada para salir del paso. Después de esta llamada no me han dado respuesta, hace más de quince días y no he recibido una explicación y mucho menos he podido saber dónde se puede comprar de forma legal el tubo de 40 wat. O es cierto lo de las lámparas, o no quieren informar sobre el tema. La verdad es que hace como tres meses tengo problemas con la iluminación de la casa, ni tampoco tengo respuesta de la Oficina de Atención a la Población del MICIN.

Buscando información, me dijeron que los revendedores podrían
tenerlos, que no se sabe de dónde los sacan; pudiera ser de escuelas, hospitales o centros de trabajo. Suerte que siempre tengo mente positiva, sé que aparecerán. ¿Cuántas personas estarán en la misma situación?

No, esto no es un problema político..., es una realidad que vive la gente. Yo casi tengo la casa apagada porque no me da la gana de pagar un tubo de 40 wat en 50 pesos.