22 de agosto de 2009

La lluvia nos sorprendio.

Una de nuestras periodistas de la editora Juventud Rebelde y yo esperábamos el carro y nos tuvimos que sentar pacientemente, pues la lluvia nos sorprendió.